Djukic, Jémez y su tormentosa amistad


Son amigos desde hace más de 17 años, y el fútbol tiene la culpa. Los entrenadores de Real Valladolid y Rayo Vallecano se conocieron en las filas del mítico Superdépor liderando a un equipo que vivió algunos de sus mejores años con Djukic y Jémez al frente de la defensa. El canario fichó por La Coruña cuando el serbio ya era célebre entre la afición local. Al técnico del Rayo le costó entonces abrirse un hueco entre los once destacados pero acabó formando junto a Djukic un pareja temible que ha quedado para el recuerdo de sus aficionados. Sus cuatro campañas al alimón en el Dépor forjaron una sólida amistad que todavía hoy perdura. Sin embargo, lo que unió el fútbol a punto estuvo de separarlo el play-off de ascenso a la Liga BBVA.


Hace cuatro meses, ambos técnicos mantuvieron una batalla en las salas de prensa que les distanció. Entonces, al Córdoba de Paco Jémez le tocó adoptar el papel de juez de la promoción, con voz y voto en la lucha entre el Celta de Vigo y el Valladolid -de su amigo Djukic- por jugar en la Liga BBVA. El duelo entre andaluces y vigueses -que contentaba a ambos con un empate-, despertó suspicacias antes de su celebración entre los aficionados pucelanos y, en especial, en el técnico serbio que criticó un presunto pacto entre ambas entidades para empatar, lo que perjudicaba al Valladolid.


Las acusaciones de Djukic no sentaron bien a Paco Jémez que invitó a su amigo a “tener la boca cerrada” durante los próximos días “porque va a tener respuesta de vuelta”. A continuación, el canario incluso acuso al Pucela de haber cometido ciertas irregularidades en el pasado. “Adelanto que no se va a ver lo de Celta y Valladolid de la temporada 93-94, que no pasaban del centro del campo”, ironizó el técnico sobre un supuesto pacto para empatar años atrás -entre las entidades mencionadas-. Finalmente, Córdoba y Celta igualaron en el marcador, y el equipo vigués celebró el ascenso, en detrimento del Valladolid.


El destino quiso, sin embargo, que estos dos viejos amigos se reencontraran -en la etapa más tensa de su relación después de más de 15 años de amistad- en el play-off de ascenso a la Liga BBVA. Ahí, el equipo pucelano, dirigido por Djukic, logró eliminar a su rival, liderado por Jémez -y posteriormente la ansiada promoción-. Las dos míticas estrellas del histórico Superdépor se saludaron con rostro serio y varios asuntos aún sin resolver.


Ahora, apenas unos meses más tarde, y tras casi 17 años de amistad, Jémez y Djukic se vuelven a encontrar. El técnico canario ha cambiado Andalucía por Madrid, y su amigo de los Balcanes, renovado a más de la mitad de su plantilla. Se conocen bien pero conducen manquinarias muy distintas a las que manejeaban hace varias semanas en la Liga Adelante. El serbio no podrá saludar a su colega por sanción -estará en la grada- pero a buen seguro que uno y otro seguirán escribiendo capítulos de su tormentosa amistad, una historia bendecida y lastrada por el fútbol.


LIGA BBVA