La momia de Prim, lista para el estudio que ha de determinar las causas de la muerte

Reus. (Redacción y agencias). - La momia del general Prim ya se encuentra en el Hospital Sant Joan de Reus porque mañana un equipo científico determine cuáles fueron las causas exactas de su muerte. El estudio plantea una cita con la historia, ya que tendrá que resolver si Prim murió tres días después del atentado que sufrió el 27 de diciembre de 1870 en Madrid, como cuentan las crónicas de la época, o si lo hizo en el acto, como sostienen algunos expertos, aduciendo a una conspiración. Los científicos aplicarán un estudio criminológico multidisciplinar que es pionero en el Estado. El alcalde de Reus, Carles Pellicer, ha anunciado que una vez terminados los trabajos de restauración, los restos del general se podrán ver en el Ayuntamiento.

Los restos del general Prim han salido en un coche fúnebre poco antes de las nueve de la mañana desde el Tanatorio de Reus hasta el centro hospitalario, escoltado por la Guardia Urbana vestida de gala, por el alcalde, Carles Pellicer, y la primera teniente de alcalde, Alicia Alegret. 

Poco después, el féretro ha sido recibido por una representación institucional encabezada por Pellicer, Alegret, y la consejera delegada del Grupo Salud, Teresa Gomis. También han asistido el delegado del Govern en Tarragona, Joaquim Nin, el rector de la Universidad Rovira i Virgili, Francesc Xavier Grau, el comisario del Año Prim, Carlos Tubella, y miembros del Consejo de Administración del Hospital Sant Joan.

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, ha destacado que se trata de un momento "histórico" y ha recordado que el proceso incluirá la restauración del cuerpo momificado del general y también del ataúd que contiene los restos. Más adelante, recordó que también se restaurará el sarcófago, que se encuentra en el cementerio. El alcalde ha dicho que, una vez terminados los trabajos, los restos se expondrán en el Ayuntamiento de Reus de forma abierta a la ciudadanía.

Posteriormente, el féretro del general Prim ha sido trasladado al interior del hospital. La directora del Centro de Restauración de Bienes Inmuebles de la Generalitat, Àngels Solé, ha detallado que el cuerpo se encuentra dentro de un ataúd de plomo, que a su vez está dentro de un ataúd de madera. Este viernes, durante casi todo el día, siete científicos del ente trabajarán para separar los dos sarcófagos y, después, extraer el cuerpo embalsamado del general Prim.

Solé ha apuntado que el ataúd de plomo está deteriorado y que se teme que esté "enganchado" al de madera. Por este motivo, los trabajos deberán realizarse con cautela para evitar movimientos bruscos en el cuerpo. También se prevé que, durante los trabajos, se acaben de "pulir" algunos detalles dañados por el paso del tiempo, como algún diente que ha caído o el vestuario. Solé ha apuntado que los trabajos se harán de manera que, si alguna vez se quiere volver a investigar el cuerpo del general, éste se encuentre en las mejores condiciones de conservación.

Estudio pionero 

Este sábado, las pruebas se centrarán en analizar, reconocer el cuerpo del general y hacerle un estudio biológico y anatomicoforense para poder recopilar la máxima información sobre las heridas que recibió y las causas exactas de la muerte. Se hará un TAC al cadáver y un análisis forense en el quirófano. En el estudio se aplicarán nuevas técnicas criminológicas a partir de un enfoque multidisciplinario-médico-forense, antropológico, criminalístico y psicológico-que lo convierten en pionero en el Estado español.

El estudio es único, por un lado, por las tecnologías con las que se llevará a cabo y, por otro, por la relevancia histórica que puede tener si finalmente desmiente que el general murió tres días después de ser atacado en Madrid, como explica la historia. Algunas hipótesis apuntan a que el general reusense murió en el acto en el atentado del 27 de diciembre de 1870, como resultado de una conspiración encabezada por el general Serrano.

Lo que se conoce del ataque es que un grupo de individuos armados abrieron fuego contra el coche de caballos en el que viajaba el general mientras salía de la calle del Turco, en Madrid. Las crónicas de la época cuentan que Prim no murió a causa de las heridas que recibió en el hombro, la cara, el brazo izquierdo y la mano derecha, sino que murió tres días después debido a su infección.

El equipo de científicos está liderado por Francisco Pérez Abellán, director del Departamento de Criminología de la Universidad Camilo José Cela de Madrid. El grupo estará formado por profesionales de prestigio de las universidades de Granada, de Valencia, de la Complutense de Madrid, y de la Rovira i Virgili de Tarragona. También se han incorporado al proyecto profesionales del Hospital Sant Joan de Reus y del Ayuntamiento reusense.

El Ayuntamiento de Reus ha convocado este sábado por la tarde un acto público en el Hospital Sant Joan para que el equipo científico anuncie las primeras impresiones tras los estudios. Los expertos confían en que los resultados permitan "cambiar la historia". El estudio de los restos del general, además, abre este mes de septiembre la conmemoración del año Prim, que culminará en 2014, cuando se cumplen 200 años de su nacimiento.

Trabajos paralelos

Por otro lado, aprovechando el estudio anatomicoforense de la momia de Prim, se restaurará el mausoleo donde descansan sus restos en el cementerio municipal de Reus y del sarcófago que las conserva. Los trabajos irán a cargo del Centro de Restauración de Bienes Inmuebles de la Dirección General de Patrimonio de la Generalitat y se prevé que finalicen en 2014.

La financiación de todas estas actuaciones tienen un coste de 70.000 euros, 60.000 de los cuales los financiará la Diputación de Tarragona, y el resto correrá a cargo del mismo Centro de Restauración. El Ayuntamiento de Reus, por su parte, contribuye con personal y material para poder llevar a cabo el estudio del cuerpo y el traslado del sarcófago.

La Vanguardia