El Deportivo visita el Bernabéu con piel de cordero

El Real Madrid-Deportivo nace en un clima inusitado. Uno de los ilustres de la Liga BBVA viaja al feudo blanco, en su primera visita a uno de esos estadios que tanto añora un equipo de paso por la Liga Adelante. Sin embargo, el choque ha pasado desapercibido durante toda la semana: la afición del equipo coruñés no se ha hecho oír, el eco mediático rebotado de la entidad blanca ha dado prioridad a su asamblea de socios, mientras la prensa nacional apunta ya al Clásico de la semana que viene. La rueda de prensa de Jose Mourinho es el último ejemplo palpable: sólo una pregunta sobre el rival, y el técnico apenas le ha dedicado unos instantes.

El Deportivo llega de puntillas al duelo en la capital española. Tanto que incluso ha sorprendido al entrenador rival en Amsterdam, siguiendo la pista del Ajax, su próximo rival en la Champions. Su escapada lanza un mensaje contradictorio a su afición y, especialmente, a su plantilla: Mourinho tiene su mente en el choque europeo, lo que puede invitar a su equipo a distraer su atención con la magia de la competición continental.

El propio entrenador del Real Madrid ya alertó de la tendencia a la distracción de su equipo. Lo hizo con frases como “algunos jugadores no tienen su cabeza en el fútbol” o la más reciente: “Sergio Ramos me lo da todo pero sólo cuando está a tope”. Y es que las distracciones les han salido caras: ocho de los quince puntos disputados, desperdiciados.

Su obstinación por doblegar al Barça en la Supercopa de España ya descubrieron sus primeras miserias ante Valencia y Getafe, mientras la polémica ‘tristeza’ de Cristiano Ronaldo, el fútbol de selecciones o la atención mediática que acaparaba el futuro duelo ante el Manchester City trajeron consigo la posterior derrota en Sevilla. Ahora, por enésima vez en apenas seis jornadas, el conjunto madridista llega disperso a su cita con la Liga BBVA. Enfrente no le espera un mero recién ascendido sino el conjunto que definió el vocablo ‘centenariazo’ y una vez llamó a su equipo “Superdépor”. En el presente, sólo el Sevilla ha impedido que llegue al Bernabéu con el cartel de invicto.

Lo cercano del Clásico, lo complicado del grupo de Champions y la tendencia del Real Madrid a ocupar su atención en numerosos frentes hacen del duelo un partido trampa para la parroquia blanca. Tan necesaria es la tercera victoria consecutiva como confirmar que el grupo ha vuelto a ser un “equipo”, la principal obsesión de Mourinho desde que ha arrancado la campaña.

Una nueva prueba al estado de forma de jugadores como Özil o Modric, o el posible regreso de Kaká aportan un punto más de atractivo -si cabe- a un choque clave para la moral del equipo madridista. Nada tiene que perder, sin embargo, su rival, un Deportivo que recupera a Aythami en busca de un éxito que pocos han contemplado. Esos incrédulos han olvidado el ‘centenariazo’, y borrado de su memoria las gestas de este ilustre que, en el Bernabéu, viste con piel de cordero.

LIGA BBVA